omg4girls. Mika + Fidel (de Aída) + Moss (de The It Crowd) + 5 gramos de M&M´s por via intranasal = Sliimy

slimmy

E: Hace unos días nos enteramos vía la popnografía (sí, nuestras fuentes son más indies que las de Pitchfork) de que Warner finalmente había claudicado y le había regalado a Perez Hilton nada más y nada menos que una discográfica, para que el chavalin juegue a empresario de la música. Ya sabemos que se llamará Perezcious Music y que servirá para apoyar a los artistas que el Falete de los USA apoya en su propio blog (que todos sabemos que está escrito por el negro de Ana Rosa Quintana). No debe extrañar que Warner haya tomado esta decisión, tan arriesgada en un principio – y más como está el patio – como acertada, porque Hilton en su día se fijó en Mika y Lady Gaga y mirad ahora dónde están, siendo estrellas de los politonos de la red de cercanías del Masnou. Por fin conocemos al primer fichaje…y solo puedo decir que he tenido que pedir hora en el oftalmólogo para que me hagan un implante de retina, porque al ver sus vídeos la mía ha estallado en mil pedazos y está esparcida ahora mismo por el teclado. El interfecto en cuestión es Sliimy, un ente que en popnografía definen como una “moderna de mierda” gabacha que canta en inglés, una versión 2.0 de Mika, algo más estilizadamente naif y evidentemente camp (…). Es como si Mika y Fidel (Eduardo Casanova) el de Aida hubieran realizado el coito, consecuencia del cual hubiera nacido Sliimy. Sigue leyendo

gigs4girls. Britney Spears, en el O2

Britney SpearsR: Muchos días sin actualizar en music4girls. Y habrá quien se preguntará: ¿por qué? ¿Por qué no vestirse la mujer con toda su lujuria? La respuesta es sencilla: porque estábamos en Londres, dándolo todo en general y en el concierto de Britney Spears en particular (bueno, también lo dimos todo en el Catch, pero esa es otra historia que puede que os contemos más adelante). Allá que nos plantamos el jueves 4 de junio, con la ciudad de la niebla convertida en la ciudad del sol y las terracitas en las que hacer una pinta de birra (luego se volvería a transformar en la ciudad de la niebla, pero, por favor, ¡¡dejad de distraerme del relato principal!!). A las 6:30 de la tarde abrían puertas y actuaba la telonera: Ciara. Como no sabemos quién es y preferíamos perrear un poco por Oxford Street, nos plantamos en el O2 media hora antes de que empezara el concierto, sin saber que el recinto es más grande que el del FIB y el Primavera juntos y que, a la entrada, nos dirían que debíamos caminar 15 minutos hasta llegar al acceso más cercano a nuestros asientos. Tremendo. Sigue leyendo