dosmilocho4girls. Canciones 2008

R: Nuestra segunda lista, como no podía ser de otra forma, se centra en las canciones que han marcado el pasado 2008. Aquí no tuvimos duda alguna: I’m not gonna teach your boyfriend how to dance with you de Black Kids es, sin duda, un temazo que nos entró como una bala en la sien y se quedó alojada en nuestro cerebro. Pasan los meses y sigue ahí, palpitando cada vez que escuchas el tema. Por eso es nuestro número uno. El número dos teníamos claro que sería Glasvegas, pero supongo que la elección del tema es más bien cosa mía: It’s my own cheating heart that makes me cry ha sido, probablemente, una de las canciones que más a menudo he puesto en repeat en mi iPod. En cuanto al resto, dejo mucho para que comente Estela sus favoritos. Por mi parte, me quedo con ese Sleepy head de Passion Pit que finalmente pusimos en el número 10 para que sepáis que os vamos a dar mucho el coñazo con ellos en el 2009; con ese If I know you de The Presets que me hizo recuperar la esperanza en la música de baile burraca; esa Brinni que sabíais que iba a estar más arriba o más abajo (aunque, con el corazón en la mano, reconocemos que el logro del temazo de Robyn es SUPERIOR); ese Inside a boy de una My brightest diamond que siempre nos roba el alma… Y ese Blind de Hercules & Love Affair que hemos metido al final de la lista como statement absoluto: sí, nos molaba y nos mola. Pero, señores y señoras, el flipe que se han marcado en otras listas con este tema es, simple y llanamente, excesivo.

1. Black Kids – I’m not gonna teach your boyfriend how to dance with you
2. Glasvegas – It’s my own cheatin heart that makes me cry
3. Robyn – With every heartbeat Sigue leyendo

dosmilsiete4girls. Canciones del año

hidrogenesseR: Tenemos que confesar que en las últimas semanas hemos empezado a hacer algo tan absurdo como “reuniones de music4girls“. ¿Que sólo somos dos? Sí, claro, pero a la hora de seleccionar los discos del año necesitábamos sentarnos y hablar un poco al respecto. Nuestra última reunión, sin embargo, fue mucho más movidita: queríamos elegir las canciones del año (pasado), y además de sacarnos los ojos al respecto de los puestos 3 y 4, también debatimos largamente sobre una cuestión básica. ¿Qué es LA MEJOR CANCIÓN DEL AÑO? Ya sabemos que Pitchfork Media cree que la canción del año siempre tiene que ser un jitazo comercialoide radioformulero. Rockdelux si Pitchfork dice “salta”, contesta “¿cómo de alto?”… por eso se han declarado más papistas que el papa y han elegido a la Rihanna de marras (demos dos años a esta elección y guardemos hasta entonces los tomates para que estén bien podridos). Nuestra humildad nos obliga a explicar el criterio de selección que hemos seguido: para nosotros, la mejor canción del año ha de ser una composición que te sorprenda, te entre a la primera y no te abandone y, sobre todo, que funcione por muchas veces que la pongas en repeat. Por eso están Hidrogenesse en todo lo alto: ¿alguien se ha recuperado ya del shock inicial que supone escuchar Disfraz de tigre? Pues eso…

1. Hidrogenesse, Disfraz de tigre
2. Róisín Murphy, You know me better
3. Amy Winehouse, Back to black
Sigue leyendo