dosmilnueve4girls. Discos internacionales

R: 2009 no ha sido un año fácil. O, si se da la vuelta a la tortilla, puede decirse que ha sido el año musical más fácil desde hace varias temporadas (¿2005, más o menos?): el volumen de trabajos lanzados en estos doce meses que han hecho exclamar aquello de “¡disco del año!” ha sido particularmente elevado. Por eso, aunque ha sido fácil irse topando con joya tras joya, al final, a la hora de recapitular, la dificultad para acotar la bonanza sonora en una lista de 20 álbums nos ha obligado a retorcernos el cerebro y a discutir más de lo habitual en la historia de music4girls. Vale, a la hora de la verdad no hemos podido evitar incluir una “mención especial”… Pero que conste que lo complicado ha sido no hacer otra lista de 20 menciones especiales. Con todo ello, inauguramos el año 2010 con la lista más esperada pero también con la intuición de que la cosecha que nos viene (Beach House, Midlake…) va a volver a dejarnos sin respiro. Así que valor… ¡y al toro! Que nosotros no le tenemos miedo a nada (bueno… a la nueva cara de Belén Esteban le tenemos un poco de miedo, la verdad).

Sigue leyendo

Anuncios

listas4girls. MARZO

E: No podía ser de otra manera, en music4girls estamos enchochaos perdidos con el nuevo album de Natasha Khan. Sin embargo hemos tenido una pequeña disputa interna para escoger la primera canción que incluiríamos en la lista. Raül está obsesionado con Pearl´s Dream, y jura y perjura que es la mejor canción del año. Yo opino que es de las más flojas y que languidece al lado de otros temazos. Así que el punto en común era Glass o esta, que es el primer single. No nos engañemos. Sigue leyendo

listas4girls. FEBRERO

E: Sigue el frío en febrero y siguen las listas en music4girls. Porque ni el hecho de tener los dedos como pequeños bloques de hielo puede impedir que nos hagamos nuestras propias pajas mentales con lo que más nos gusta del mes que entra. Seguimos bajo el influjo de Animal Collective, y tenemos ya muy claro que será un estado permanente este año. Aparcamos la pasión que nos despertó My Girls y la cambiamos por el trallazo indiscutible de Merriweather Post Pavillion, Brothersport. Ese mantra de seis minutos que Raül y yo nos descubrimos tarareando a la vez mientras nos encontrábamos en la puerta de nuestra cafetería favorita, el Alsur. Se mantienen también Passion Pit, ¿por qué? Sigue leyendo

dosmilocho4girls. Nuestras apuestas para 2009.

E: Parece mentira que haga ya un mes desde que empezó este año. Y para acabar nuestra tanda de listas de 2008, la que sigue es la que recoge nuestras apuestas y lo mejor para 2009. Nos hemos tomado nuestro tiempo (bueno, más bien yo, porque Raül tenía muy claro las suyas desde el principio), pero finalmente hemos conseguido una recopilación bastante suculenta de lo que serán los must de este año, con lo que os daremos la brasa durante los meses que siguen y de los que esperamos que formen parte de nuestras recopilaciones (y de las ajenas) de lo mejor del año dentro de once meses. ¿Apostamos algo?

passionpit5001R. Passion Pit. ¿Por qué? Porque… os lo venimos avisando desde hace un par de meses: su primer EP, Chunk of Change, es simplemente excepcional. Bastará que saquen un disco con 10 temas a ese nivel, y tened por seguro que los de Pitchfork se aprenderán la canción de Astrud para cantarles en medio de la pista eso de “Tú y yo, a la fiesta… Una felación!“. MYSPACE

Sigue leyendo

discos4girls. Loney, Dear – Dear John

imagen-11R: El anterior álbum de Loney, Dear, Loney Noir, fue elegido por Les Inrockuptibles (¿la mejor revista musical europea?) como el mejor álbum de 2007. Aquello ya debería haber sido un tirón de orejas a la prensa del viejo continente que había ignorado tanto aquel trabajo como el anterior y más que notable Sologne. Pero, sobre todo, debería haber servido de aperitivo para lo que estaba por venir. Dos años después, Loney, Dear se ha superado: Dear John reúne lo mejor de sus trabajos anteriores (artesanía de un sonido a medio camino entre la hiper balada que fundó Björk hace años y el pop orquestal de Jens Lekman, aunque donde aquel demuestra un gusto exquisito por sablear a The Carpenters y periferia, Loney, Dear hace lo propio con fascinantes samplers electrónicos) y expande horizontes utilizando el fuera de campo musical. Sigue leyendo