news4girls. Conversación de Primavera

imagen-11E: Para music4girls, el momento en que el Primavera Sound hace público el cartel es como el sorteo de Navidad para mucha gente… Con la diferencia de que siempre nos toca algo. Primero viene la esperanza, luego la ilusión, la alegría y algún que otro mosqueo. Pero pese a lo último, que suele ser mínimo siempre, nos pronunciamos fans irredentos uno de los mejores festival que se están haciendo en España en estos momentos. Así, a bocajarro y a riesgo de parecer esnob o cultureta. Sigue leyendo

dosmilocho4girls. Discos 2008

portishead1. Portisthead – Third. Muchos son los parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir el disco del año. Tal y como comentábamos Estela y yo delante de un par de cervezas, el álbum más importante del año no sólo tiene que ser un discazo, sino que tiene que significar “algo”, tiene que haber marcado algún hito. Y el Third de Portishead ha marcado muchos hitos. El primero, en la carrera de la banda: diez años desde su anterior disco, diez años de sequía plagados de expectativas e interrogantes. El segundo, en la escena musical: Portishead definieron un sonido, el trip-hop, que ha envejecido rápido y mal. Así que, ¿cómo sobreponerse a lo que hicieron y a lo que no hicieron? ¿Cómo saltar por encima de las habladurías de la prensa musical? Tan fácil y tan difícil a la vez: alejándose de los tics y vicios del trip-hop sin sacrificar la oscuridad de base, envolviéndolo todo en un manto cálido de sonidos siempre en exploración (el trip-folk de Small sigue pareciéndome, a día de hoy, el logro del año). Tan nuevo y tan viejo. Tan genial como sólo Portishead podían conseguir diez años después. (R)

blackkids2. Black Kids – Partie Traumatic. No podía ser de otra manera. Con la brasa que hemos dado a lo largo del año con este disco estaba cantado que tendría que estar en un lugar muy alto de nuestra lista. Así, mientras propios y ajenos se dedicaban a alabar su prometedor ep Wizard of Aaahs y a destrozar o ningunear (no sé qué es peor) implacablemente su puesta de largo, Raül y yo hemos disfrutado de todas y cada una de las canciones de Partie Traumatic desde el día en que cayó en nuestras manos. Pop fresco y perenne, divertido y ufano y sobretodo incombustible. Sigue leyendo