snob4girls. Japandroids – Post-nothing

Imagen 1R: En plena resaca de una época en la que un grupo no era un grupo si no tenía, como mínimo, 15 miembros multi-instrumentalistas que tocaran instrumentos a cada cual más extraño, sorprende la nueva tendencia al colapso de las nuevas bandas sobre dos únicos miembros: guitarra y batería. La voz casi que no es importante. Por esa vía ya han destacado Matt & Kim y algunos más, pero los que se van a llevar la palma son, sin duda, Japandroids. Para empezar, porque en su haber tienen dos de los nombres más arrebatadores de la temporada: el primero, el de la propia banda, con esa cachonda mezcla entre nipones y cacharros robóticos; y, para acabar, el de su debut. Post-nothing es un álbum que anuncia, desde su título, que está de vuelta de todo. Sigue leyendo

Anuncios

snob4girls. Cass McCombs – Catacombs

Imagen 1R: Catacombs contiene una canción, Dreams-come-true girl, que juega a favor y en contra del último disco de Cass McCombs. Es, simple y llanamente, plusperfecta. Uno de los temas imprescindibles del año, sin duda. Pero cuando tienes entre tus manos semejante composición y la utilizas para abrir el álbum, puedes encontrarte con que el resto pierde brillo… Algo así pasa en Catacombs. Aunque no del todo. Porque lo que sigue a Dreams-come-true girl es perfecto, de tal forma que sólo pierde el “plus” de delante y casi casi casi que ni se nota: un ejercicio de roots cocinadas al calor del chisporroteo de una buena hoguera iluminando la noche del paisaje desértico de Texas. Sigue leyendo

snob4girls. Anímic – Himalaya

Imagen 1R: Es curiosa la forma rocambolesca en la que funciona la mente humana. O, al menos, y por no generalizar, diré que es curioso cómo funciona mi cabeza. Al pensar en cómo introducir este Himalaya de Anímic, me venía a la cabeza el hecho de que es un álbum más accesible que el reciente debut de Albaialeix, por mucho que compartan evidentes lugares comunes como el folk pastoral adornado con cintas de carnaval psych (más abundantes en los segundos). Y aquí es precisamente donde subyace la paradoja: ¿más accesible? ¿Cómo puede ser que un disco (el de Albaialeix) que, además de todo lo dicho, también bebe del folk catalán tradicional sea más accesible que otro en el que las referencias son más globales? Puede que sea más “accesible” para alguien de Gran Bretaña. Pero, ¿para mí? Y que conste que nada de lo dicho debe eclipsar la abundante luz que desprende Himalaya: este es un álbum de altos vuelos… Sin importar de dónde procedan sus influencias. Porque lo importante no es de donde viene, sino hacia dónde se dirige. Sigue leyendo

snob4girls. Iron & Wine – Around the well

Imagen 1R: Ahora sí. Con Around the well en las estanterías de las tiendas de discos, el volantazo que dio Sam Beam a su proyecto personal con The Shepherds Dog parece, cuando menos, irreversible. Tengamos en cuenta que este recopilatorio nos llega después de que en su último trabajo de estudio Iron & Wine pusiera un pie en las digresiones acústicas del Swordfishtrombones de Tom Waits (dicho por el mismo Beam) y otro en  el escapismo instrumental del Graceland de Paul Simon (no dicho por él, pero fácilmente inducible) para impulsarse hacia adelante, hacia terrenos inexplorados en los que ya avanzó un buen trecho en su primera toma de contacto. Con esto en mente, es inevitable pensar en este Around the well como un punto y aparte. Sigue leyendo

snob4girls. The Mountain Goats & John Vanderslice – Moon Colony Bloodbath

Imagen 1R: Toca inaugurar sección. Hace tiempo que le dábamos vueltas a que cada uno de nosotros tuviera una sección “exclusiva”; y, desde el principio, teníamos claro que mi sección debía ser una derivación pura y dura del discos4girls centrada en álbums más rockdeluxeros que los que solemos tratar en music4girls. De hecho, por ahí pululan varios discos4girls a los que voy a cambiar de sección en menos que canta un gallo (Bonnie ‘Prince’ Billy y Bill Callahan, por ejemplo)… Pero centrémonos en lo que toca: The Mountain Goats y John Vanderslice sacan EP conjunto. Bueno, más que sacarlo, lo lanzaron en una edición limitadísima en vinilo de 1000 copias que se vendieron como churros en la gira conjunta que han hecho este mismo 2009. Pero ya sabéis: God save de Interné! Gracias a los blogs de descarga, no es difícil conseguir esta joyita que suena más a The Mountain Goats que a John Vanderslice, para que vamos a negarlo.  Sigue leyendo

snob4girls. Bill Callahan – Sometimes I wish we were an eagle

imagen-1R: Desde que Bill Callahan abandonara el apodo de (smog), sus fans (y el resto de mortales) pueden disfrutar de algo así como el ensamblamiento de un Frankenstein. Un Frankestein que es, ni más ni menos, el “verdadero” Bill Callahan. Lo fácil es suponer que por delante de (smog) iban varias máscaras: la de experimentalista pop de Knock Knock, la del impenitente herido de amor y vida en el maravilloso A river ain’t too much to love… Pero, teniendo en cuenta que esas mascaras acompañaron al artista durante casi quince años, también es fácil pensar que, al final, máscara y actor se hicieron una misma persona. Así que la acción de poner el cuenta-kilómetros a cero tiene, en el caso de Callahan, más de salto al vacío que de gesto minúsculo. Sigue leyendo

snob4girls. Dark was the night

imagen-13R: Podría rellenar este post sólo acumulando los 32 nombres que han grabado canciones en exclusiva para Dark Was The Night. Eso sería suficiente reclamo no sólo para obligar a una lectura fascinada, sino también para picar al lector y que corra a descargar el recopilatorio (no dudo que, después de descargarlo y enamorarte, ¡te lo comprarás!). Pero vayamos por partes: Dark Was The Night es un doble álbum (o triple vinilo o decarga digital, como quieras) en el que Bryce y Aaron Dessner (ambos en The National) aúnan fuerzas con el productor ejecutivo John Carlin, fundador de Red Hot. Sigue leyendo