discos4girls. 5 motivos por los que el Album de Girls mola muchísimo.

girls

E: Llevo cosa de un par de semanas muy en plan Mötley Crue cantando por las esquinas “Girls, girls, girls“!!! Y no es que me haya dado por frecuentar antros de carretera en shorts tejanos y gorro vaquero a la búsqueda de moteros guarros, sino porque después de oír el Album del dúo Girls me encuentro muy fallen in love con todas y cada una de sus canciones. Tanto que ya lo he acuñado como uno de mis discos favoritos del año. Y mientras me abrumaba el saber que soy la única que no ve las excelencias de The xx (y me deprime mucho, en serio), saber que hay tanta gente entusiasmada con este disco me alegra las mañanas. Aquí van cinco motivos por los que deberíais escucharlo y por los que me daréis la razón.

1.Por su historia. Todo blast musical que se precie debe tener tras de sí una historia morbosa, interesante, enrevesada  o rayando la leyenda urbana. Resulta que en la historia de Girls encontramos de eso y más. Chris Owens creció en el seno de una secta. Su padre los abandonó de pequeños, su madre se vio obligada a prostituirse y su hermano murió porque en el culto no aceptaban los servicios médicos. Owens escapó a Texas y se pasó parte de su juventud perdido entre mugre y drogas, drogas duras. Un millonario lo rescató, le enseñó lo que era un baño y le ayudó a surgir de su propia ponzoña. En San Francisco conoció a Chet White y con él formó un dúo que tenía por nombre lo que más alegrías y penurias les había traido en el mundo. Y no fue Pills. Fue Girls.

2.Por su relevancia en la blogosfera y el mundo internetil. Los nuevos bombazos más gordos de los últimos años han venido arrastrados por la marea de los blogs, las redes sociales, e internet en general. Ya no se trata de que te protejan los medios escritos (que también, ahí está el sorprendente 9,1 que le pusieron en Pitchfork y la completa crítica que le hicieron en Playgroundmag) sino de que guste a la gente. Y desde que saltó su primer single, Lust for life, todos los internautas y personas en general se volvieron locos. ¿Qué era este proyecto de música lo-fi emocional y raquítica? ¿Había vuelto Kurt Cobain de la otra vida para pedirle por favor a Courtney que deje de imitar a Yoko Ono? ¿Tenía Iggy Pop un hijo no reconocido y no nos habíamos enterado? Como un tsunami indonesio, la leyenda de Girls crecía y crecía en la red hasta que la marea nos trajo el disco. Y nos echó en la cara de todo: agua, sal, piedras, mejillones y perlas en forma de canciones.

3.Por su canciones, claro. Que, además, hablan por sí solas. Si Lust for life despertó las intrigas de todo el mundo, el segundo single, vino a demostrar que este Album venía cargado de grandes expectativas y mejores resultados. Lo que para algunos puede ser un lastre, para otros (entre los que me incluyo) es una virtud y una promesa de un prometedor futuro. Y me refiero a la heterogeneidad que atraviesa todo el disco. Su única conceptualidad es lo que vertebra su temática: el estar jodido por culpa del amor. ¡Ah, las mujeres! A partir de ahí todos sus temas son un paseo por la historia de la música más reciente: en Album hay rockabilly (Laura), hay blues, hay rock´n roll(Lauren Marie), hay canción de autor (Headache), shoegaze (Hellhole Ratrace) y pop surfero (Big Bad Mean Motherfucker). Owens y comañía demuestran astutamente cuáles son sus influencias (desde Buddy Holly hasta The Beach Boys, desde Elvis Costello hasta Iggy Pop) y saben llevarlas a su terreno y componer canciones que suenan atemporales, viejas y nuevas a la vez. Lo que se dice un clásico vaya.

4.Porque juega perfectamente al blanco/negro, yin y yan, luz y oscuridad. Con semejante biografía, no es de extrañar que a este par les haya salido un curioso tratado de cómo manifestar que te han roto el corazón de mala manera y has sobrevivido para contarlo. El Album de Girls tiene un trasfondo triste y cierta amargura en todo el recorrido de sus letras. Obviamente, no sería un buen disco de amor si no fuera así. Sin embargo han sabido dejar el tremendismo a un lado y contar sus experiencias amatorias con forma de canciones modestas y sencillas (que no simples) siempre cargadas de potentes destellos de luz y optimismo, aunque solo sea en la forma. De otra manera, y con todo la carga que este disco lleva encima, Album pasaría de ser uno de los mejores discos del año a ser el manifiesto musical para suicidas en potencia. Y tampoco es plan

5. Por su portada. Porque es un claro homenaje a Pet Shop Boys, ya que es clavada a la de Behaviour. Y por aquí, todo lo que huela a este disco, directa o indirectamente, es recibido con los brazos abiertos.

Anuncios

2 comentarios

  1. qué fuerte lo de Chris Owens! ni la mente más retorcida del mejor guionista de Venevisión hubiese inventado una vida más jevi!!

    ahora voy a escuchar el disco 🙂

  2. […] reproducir de nuevo aquí todo el culebrón de traumas infantiles que llevan Girls a sus espaldas (ya lo hizo en su día Estela y, por mucho que seamos fans de Sálvame, no nos gusta alargar los temas tomateros), pero es […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: