gigs4girls. Miss Carrussel (Barcelona, 14 de septiembre)

Imagen 2R: Miss Carrussel abrió su concierto de ayer (14 de septiembre), en el Bar Elèctric, con una declaración de intenciones que, además, viene siendo ya marca de la casa: su versión de Northern Sky, rebautizada para la ocasión como Cel del Nord, da la vuelta a las costuras del original de Nick Drake para hilarlos con las constantes de su propio sonido. A saber: voz arrebatador capaz de pasar de la sensualidad a la exhuberancia a la intimidad en dos segundos sin dejar de sonar sincera, timidez en contraposicion con desenvoltura de andar por casa, comunicación continua con el público y, sobre todo, ese caos aparente de una única persona en el que los nervios y la imperfeccion del principiante se ven punteados de pequeños grandes momentos de genialidad. A partir de allá, y anunciando que el resto serían canciones originales, Miss Carrussel ya nos tenía ganados. A las puertas de un debut que está al caer (y que ella misma se apenaba por no haber ido a Els Encants a comprar CD-Rs para grabárnoslo a todos), el concierto siguió descorchando algunas de las nuevas canciones que estarán en ese esperado primer álbum: la primera novedad fue Faldilla curta, o lo que vendría a ser un jit absoluto en el mundo de las nuevas divas pop-rock. Yo, por mi parte, no puedo parar de escucharla desde que la descubrí ayer…

El resto del concierto no bajó el nivel y se basó en tres instrumentos fundamentales: guitarra, piano y ukelele como broche final en The Letter (donde le acompañaron desde el público con palmas y otros instrumentos). Las canciones con guitarra son las más animadas, con una Miss Madrussel cara a cara con el público soltando salvas inevitablemente arrebatadoras como las de la mencionada Faldilla Curta, Tots els hiverns, La noia dels dits prims i Com els crancs. Al moverse hacia el piano (un magnánimo instrumento, antiguo y de sonido amplio), lamentándose por dar la espalda a parte del público, el nivel de introspección subía unos grados para abordar canciones más delicadas como Novembre o L’avís. Fue precisamente en esta última canción cuando Miss Carrussel desplegó todo su encanto sobre el público: un encanto que va paralelo a las canciones pero que no las pisa. La artista es capaz de parar las composiciones para explicar historias diversas, ya sea el motivo del título del tema o incluso para explicar que, cada vez que su madre escucha cierta parte de una letra, le aconseja que no diga ese tipo de cosas porque no le va a querer nadie (pensamiento madril total). Al final, o al menos al final de lo que Miss Carrussel tenía previsto como su propio setlist, el público le obligó a un bis no previsto: se le pidio específicamente un tema que ella no toca porque dice que le ha cogido manía. Y, aun así, volvió a subir al escenario para hacer que volviéramos a blandir sonrisas en nuestras caras durante unos minutos más…

De camino a la puerta de salida, era imposible no debatirse dulcemente ante una doble sensación. Para empezar, la gratitud de poder presenciar el proceso de esta artista “en construcción” que sabe hacer de sus múltiples aristas sin pulir su mejor herramienta para tender puentes hacia el público (siempre agradecido de la cercanía y la sinceridad de quien sube al escenario). Y, para acabar, las irreprimibles ganas de escuchar su debut. Por suerte, ya se pueden escuchar bastantes canciones en su MySpace. Sea como sea, Miss Carrussel, ¡queremos más! ¡No tardes!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: