gigs4girls. Anímic (Barcelona, 4 de septiembre)

Imagen 1R: Todo estaba predispuesto para que fuera una noche especial… y así fue. Se podía palpar sobre el escenario ya mientras Espaldamaceta desgranaba su cancionero sangrante en medio de una flora y fauna muerta pero reluciente: plantas de plástico y animales disecados formaban un perfecto atrezzo bajo la pantalla dispuesta a ser abordada por los visuales de Anímic. Tras un dueto entre Espaldamaceta y Maria Rodés poniendo la banderilla conquistadora en las tierras de Leonard Cohen, era la hora de dar paso al main act. Y nunca mejor dicho, porque sólo de “main” se podían tildar las intenciones y los resultados obtenidos sobre el escenario de la sala Apolo el pasado viernes 4 de septiembre. Ya desde que salieron al escenario, Louise instauró las bases del juego: los músicos irían entrando y saliendo, pero ninguno sería presentado. Los créditos, al final. Entre medias: puro arte.

Porque no hay otra forma de describir lo que pasó el viernes. Las canciones del último álbum de la banda, Himalaya, se sucedieron una detrás de la otra en el mismo órden que en el disco. Pero que nadie piense que aquí había exceso de cálculo: Anímic consiguieron que, partiendo de un orden conocido, todo fuera nuevo para el público que se aglutinaba maravillado a las faldas del escenario, como niños asistiendo a su primer espectáculo de marionetas. Gran parte de la magia se debía a unos visuales recreados en directo, marvillosos en sus imperfecciones, totalmente envolventes y trenzados a la perfección con lo que las canciones narraban (especialmente en casos realmente preciosos como El curandero o La mort i el riu). Las canciones, además, se acercaban o se alejaban a sus versiones del álbum dependiendo de la intención de la banda: temas como Marbre i Or se interpretaron al pie de la letra, sin alterar ni un ápice de emoción, mientras que otras veían elevar varios grados centígrados su calor interno para llegar a los sanos límites de celebración red neck (Àcid nitric) o para proporcionar crecendos impresionantes (Les fulles fan d’ocell). Sólo hacia el final se alteró el tracklist de Himalaya, ya fuera para incorporar antiguas y necesarias canciones (Apple seeds) o para casi casi cerrar el concierto con La Cabanya y toda la parafernalia que montaron con el mayor de los cariños (al entrar en la sala, sobre las sillas podías encontrar un panfleto desplegable en el que, además de una dedicatoria preciosa de la banda y varias ilustraciones, podías encontrar la letra de esta canción, dispuesta para ser coreada en el momento de su ejecución).

Musicalmente hablando, los niveles alcancados fueron de órdago. Y más teniendo en cuenta que, dependiendo la canción, habían más de diez personas sobre el escenario. Se notaba detrás del sonido del concierto del viernes no sólo un conjunto poderoso de ensayos, sino una química incontestable entre los miembros de la banda y periferias. Tal y como prometieron, por el escenario circularon Maria Rodés (Oniric), Joan Pons (El petit de Cal Eril), Ricky Falkner (Standstill) e incluso el mismo Espaldamaceta… Pero en ningún momento se notó ni una pizca de desincronización a la hora de desplegar los temas sobre el público como una suave lluvia de septiembre. Por encima de todos, Louise como una de las más entrañables maestra de ceremonias que podamos recordar, aglutinando a su alrededor todo un conjunto de músicos que funcionaron al milímetro sin perder de vista la emoción de lo que estaban creando.

La actuación de Anímic el pasado viernes fue, de nuevo, la prueba de que la escena musical patria empieza a emerger a borbotones, con una fuerza imparable. En el caso de echar algo a faltar, sería una mayor implicación del público: más “porromporrompopopóm” cuando los pedían. Aunque lo cierto es que ver la sala llena, tal y como están las cosas, ya daba a entender puede que no una implicación, pero sí una entrega absoluta. Si te lo perdiste, no fue porque no te avisamos. Dijimos que sería uno de los conciertos del año, y así fue. Una velada para el recuerdo tanto en lo emotivo como en lo musical.

(De nuevo, aclarar que la foto no pertenece al concierto reseñado. Seguimos buscando fotógrafo que cubra eventos para music4girls)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: