discos4girls. Slow Club – Yeah, So?

YeahSo(med)

E: Si tienes un día de esos de meter la cabeza en el retrete y tirar de la cadena, lo mejor que puedes hacer es ponerte el disco de Slow Club de principio a fin. Porque el optimismo y la energía que irradian sus canciones harán que el sol brille un poquito más. Y es que este dúo de Sheffield, en plan Chico y Chica pero a lo brittish, saben perfectamente de buenos y malos días, de encantos y desengaños, pero lo pasan todo por un filtro de twee pop, rock clásico y folk preciosista, enérgico y revitalizante que hace imposible borrar la sonrisa de tu cara durante, por lo menos, los cuarenta minutos que dura el disco. Un lapso de tiempo en el que hay momentos para la más pura retrotracción teen, las baladas lo-fi y los subidones a base de percusiones imposibles y descaradas. Un disco ideal para estos días y más refrescante que un batido de sandía.

En Yeah, So? se recogen todos los temas que Slow Club ya habían editado en varios eps con anterioridad y desde 2006, y en él se encuentra la música de raíces y la fuerza que se intuían en temas que se habían podido escuchar con anterioridad, como You&Me o It Doesn´t Have to Be Beautiful. También se repiten las temáticas (love affaires, rupturas, amores perdidos, ilusiones encontradas…) pero dando como resultado un disco muy homogéneo y que pese a recuperar canciones antiguas, no pierde frescura en absoluto. Yeah, So? es un canto al optimismo y a la diversión a dos voces, totalmente ajeno a la indiferencia de su título,  con la guitarra como espina dorsal y las percusiones imposibles como vertebras necesarias. En la línea musical de lTilly & The Wall, Slow Club reciclan instrumentos a cada momento, y juran y perjuran que sus directos son pura explosión de adrenalina teen: tacones, sillas, botellas…todo lo que cae en las manos de Charles y Rebecca es susceptible de ser utilizado como herramienta rítimca. El resultado son canciones explosivas y genuinas, llenas de coros brillantes, subidones rockabillies y palmas: Because We´re dead, Me& You, Apples and Pairs (donde intrdoducen un crescendo con trombón incluido que pone la piel de auténtica pana. Si lo escucha Jonsi de Sigur Ros se cae de culo) y sobre todo, Our Most Brilliant Friends, canción perfecta para cantar bajando las Ramblas, servesa bier en mano camino del Fantástico.

Pero Slow Club son, ante todo, un dúo desgarrado, y donde más puntos saben ganar es en las distancias cortas. Sus temas más lentos, baladas de puro folk en las que o bien alternan sus voces como unos Pimpinela lo-fi, o bien cantan por separado dejando claro que su emotividad no es en absoluto anecdótica: Sorry about the Doom o Come on Youth son tremendamente emotivas en su sencillez. Y luego están los títulos y las letras: There is no way to say I´m leaving you, Giving Up on Love o Dance ´till the Morning Lights podrían ser himnos emo adornados de lazos y ausentes de laca y de efectismos.

Yeah, So? tiene un marcado espíritu retro, sus composiciones tienen alma adolescente pero, igual que la edad del Pavo, es atemporal, reincidente y eterno. Un disco de una dulzura infinita, tremendamente brillante y definitivamente encantador.En serio, si tienes algún enemigo o si sabes de alguien que esté pasando una mala época, regálaselo. Te lo agradecerá.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: