in&outs4girls. AGOSTO

Imagen 3

INs

  • Sálvame. El programa de tomateo definitivo. O, al menos, el programa de tomateo en el que mejor se lo pasan los contertulios. Eso sí: que le den un programa a Belén Esteban YA.
  • Up! La película definitiva de Pixar… y la excusa para que, en medio de nuestras conversaciones, saltemos con “ARDILLA!”.
  • La popnografía. ¿Hemos dicho ya que somos muy muy muy fans? Sigue leyendo

agenda4girls. The Vainettes en el PopBar (Razzmatazz)

Imagen 1R: La autenticidad es lo que tiene: muchos la buscan… y pocos la tienen. Es más: muy pocos la conservan una vez el foco mediático les apunta. No parece que vaya a ser así con The Vainettes: lo suyo acaba de empezar (su presencia en los medios, se entiende, porque como formación ya tienen unos años a sus espaldas) y no parece que nada ni nadie vaya a doblegar ese sonido cerdo y garajero que invade su MySpace. La mejor forma de comprobarlo es saboreando el sudor de su directo: mañana sábado 8 de agosto actuarán en el PopBar (de la sala Razzmatazz) dentro de horario de club. Lo que viene a significar que saldrán al escenario sobre las 2 y algo de la mañana… y diez minutos después  tendrán la sala del revés. Sigue leyendo

discos4girls. The Postmarks – Memoirs at the end of the world

Imagen 2R: Demos un fuerte abrazo a The Postmarks ahora que Saint Etienne están muy ocupados (o demasiado poco ocupados) intentando ser Faithless (sabrán de lo que hablo aquellos que vieron su pasada actuación en el Primavera Sound y sufrieron los estragos indecentes que el chunda-chundismo causó en sus habitualmente frágiles composiciones). Y es que, por mucho que intentemos evitarlo, siempre viene bien tener un poco de buenrollismo y preciosismo musical a mano. Por si las moscas. The Postmarks entienden, y mucho, de buenrollismo y preciosismo, como si fueran el reverso femenino de The Last Shadow Puppets, con el mismo subidón de Scott Walker y de bandas sonoras de James Bond. Pero que nadie se engañe: este trío de Miami visitaba el sonido de The Walker Brothers mucho antes que el proyecto de Alex Turner. Sigue leyendo