discos4girls. Ebony Bones – Bones of my bones

Imagen 1E: El fenómeno Ebony Bones se encuentra ahora mismo en su momento de expansión. En breve se verá si dará paso al huracán que promete ser, o si se queda en mera tormenta tropical. Lo cierto es que nosotros ya sabíamos de ella cuando todavía era una ventisca otoñal, cuando practicamente no existía información de ella salvo la que publicaba en su MySpace, y era imposible descargarse uno solo de sus temas en calidad decente. Entonces, una sólo podía escuchar una versión embrional de When it Rains, un simple atisbo de Don´t Fart on My heart, y un esbozo de The Muzik y We Know all about you. De ella solo podíamos corroborar que parecía una colgada con sobredosis de Tang de limón. Y solo por esto, ya despertó nuestra curiosidad más enfermiza, no lo dudéis.

R: Yo de por aquel entonces recuerdo que mi pensamiento fue: ¿pero esta tiparraca tiene 25 o 65 años? Lo cierto es que las fotos de promo no le hacían demasiada justicia… pero escuchabas un par de canciones (las mencionadas por Estela, básicamente), y te bastaba para declarar que esta tía iba a petar más que la mascletá de las fallas valencianas. Después ibas escuchando voces: que si la habían visto en directo en tal sitio y que era la bomba, que si iba colgando nuevos temas y cada cual era mejor… El punto álgido debería haber sido su concierto en el Primavera Sound, pero no sabemos si por culpa suya (no tenía la banda al completo) o por culpa de las cervezas que nos obligaron a tomar una detrás de otra, pero aquella actuación nos pareció más que deslucida. En el Sónar se resarció y ya está en el top 3 de conciertazos del año. Ahora, por fin, tenemos el disco en las manos… y en los oídos… y en la entrepierna. Que va ahí directo como un subidón noctámbulo de Durex Play.

E: Porque no hay subidón más veraniego que ponerse Bones of my bones y que suene W.A.R.R.I.O.R. a pleno volumen, con esa voz de ultratumba que te advierte: “this is the sound of Ebony Bones“; y una piensa: carajo, con este rollo de príncipe del metal abriendo el disco…¿le habrá dado a la tipa por hacer heavy conceptual a lo Mastodon? En serio, viendo sus fotos, sus entrevistas y sus directos se puede esperar cualquier cosa de ella. Pero no. El primer tema es tan directo y contudente que no da lugar a dudas: este disco va a ser un cúlmen del despiporre estival. Sandunguerismo, guarrismo y ebonybonismo en vena. Y al margen del típico temor de los fénomenos de MySpace (¿será el disco tan bueno como las canciones sueltas?) se puede decir que los Bones de la Ebony molan y mucho. Si a eso le unimos el concepto de diy total que predica (ella compone, produce y mezcla las canciones, y además se hace los abalarios y la ropa con los que salen ella y su banda al escenario) tenemos a una genia total ante nuestros morros.

imgR: Yo voy a poner, sin embargo, un único “pero”. Tras escucharlo varias veces, tengo que reconocer que después de un arranque con cuadruple salto mortal (el cuarteto iniciado por la poliritmia esquizoide y negrata de W.A.R.R.I.O.R., el afro-funk goticoso de We know all about you, la percusión de favela futurista de Story of St. Ockwell y el space disco con toques de funk à la DFA de  The Muzik), hacia el final del álbum la homogeneidad granítica del sonido Ebony Bones se disgrega ligeramente, reduciendo la fuerza del puñetazo que se intuye en el primer cuarto de hora de escucha con la boca y los oídos abiertos. Pero que conste que esto no desluce el que es uno de los debuts más interesantes de las nuevas divas: no llega al nivel de Little Boots (evidentemente), pero tampoco es tan regulero como el de La Roux. De hecho, está mucho más cerca de Little Boots, aunque no por su sonido: nada tiene que ver la Bones con el synth dancero de Victoria Hesketh… Lo suyo son los beats tribales y electrónicos con toques góticos, como de festividad vudú en plenos carnavales de Nueva Orleans.

E: Y para que ahora el post sea perfecto, tendría que meter en este contexto a Lily Allen y a Britney Spears, pero como no tienen mucho que ver con el tema, las añadiremos a los tags de la entrada para seguir con nuestra fidelidad a sus figuras. Volviendo al caso, y un poco sorprendida por el “pero” de aquí mi compañero, yo debo decir que a mi el disco me parece redondo. Cierto es que la selección del orden de los temas no es la más acertada (meter cuatro trallazos nada más empezar puede dejar exhausto a cualquiera), pero cabe destacar que hacia el medio están In G.O.D we trust, I´m your Future Ex Wife, y las ya conocidas When it Rains (JIT, JIT, JIT) y el que fue el primer single Don´t Fart On My Heart. Y aunque la fuerza de este disco está en los ritmos trotones de tropicalia desmedida, debo decir que la pseudo balada Guess We Always Have NY me pone de un tierno que hace que se me regule toda la adrenalina segregada durante la primera mitad del álbum. Entre el hip hop chungo, el medio tiempo sostenido y el parafraseo desaforado le da el único toque medianamente “serio” a este festival de secreciones. Sí, yo estoy rendida…

R: No, si yo no digo que sean malas canciones, sólo que no están al nivel del cuarteto inicial. Tengo que reconocer que me hipnotizan los ecos de dubstep de prime time de In G.O.D. we trust, y que los subidones de When it rains me recuerdan a un Justin Timberlake en un ring de pelea de barro (es decir: mucho más cerdo) y me rindo inmediatamente. Por no hablar del baile de San Vito electrificado que supone la arrabalera Bone of my bones… Y es que, al final, lo que me queda es que la misma impresión con la que salí del concierto de Ebony Bones en el Sónar: que esta mujer (o engendro multicolor y esperpéntico) tiene entre sus manos un sonido nuevo y arrebatador… Su fusión de los genuinos ritmos negroides con sintes góticos y guitarras metaleras es algo que se te queda en la cabeza y en los pies. Así que, por una vez, y sin que sirva de precedente (y también para que veáis más o menos por dónde llevamos los tiros mi compañera y yo), vamos a poner nota. Para mí, Bone of my bones es un 8,5. Que ya está más que bien. ¿Y para tí, Estela?

E: Yo no me atrevo a ponerle más de un 9 (porque con lo mucho que me flipa, tampoco creo que lo merezca), así que aceptaremos 8,5 como nota consensuada de music4girls al completo. Democracia pura.

R: Geñal.

Una respuesta

  1. Ebony es un rocoto que pica rico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: