listas4girls. JULIO

ESCUCHA AQUÍ NUESTRA LISTA

R: El mes pasado, Estela me reprochaba que, aprovechando que ella todavía no había podido escucar el disco de Little Boots, le “colé” Mathematics en el número 1 de nuestra lista mensual… A la tercera escucha, ella ya había decidido que Remedy es el temón del año. No me retractaré: Mathematics me parece la canción más inteligente y disfrutable del lote a nivel pajilleril, pero cuando de bailar se trata, Remedy es la cancionaca del aún calentito (y lo que le queda) Hands: pop destilado hasta la perfección de sintes espaciales y estribillos celestiales. Para el mes que viene, sin embargo, dejamos otro tema de Little Boots… ¿Adivináis cuál? En el número 7 brilla especialmente Dent May: ya le doré la píldora en mi reseña de hace una semanita, así que estaba cantado que entraría en nuestra lista con todos los honores. Girls on the square es una canción que no desentonaría en la banda sonora de Dirty Dancing, pero que tampoco hará ascos a acompañar a algunas formaciones vocales de los 60 en las estanterías de los más sibaritas (rompiéndose la ilusión oldie con la guitarra eléctrica). En otro tipo de estanterías (básicamente en la de “frikismos diversos”) debería catalogarse la colaboración entre Klaus & Kinski (los eternos niños mimados de nuestra lista) y Cuchillo con motivo del Día de la música: su abordaje del Let’s make love (and listen to Death From Above) es de todo menos típica. Es un tema difícil de atmósfera casi Lynchiana (y, sobre todo, Lowiana) en el que la voz de Marina muestra una versatilidad que nunca nunca hubiéramos imaginado. De vuelta a lo retro, The Pepper Pots casi cierran la lista con Dream guy, un tema que no desentonaría para nada en el maravilloso Back to black de Amy Winehouse, pero tampoco en un mundo feliz en el que Diana Ross copulara con los medios tiempos reagge. En una tesitura similar, el Real Love de Lena Malmborg hace que el número 10 eche chispas con un tema que seguro que hace que Likke Li y Duffy se mueran de envidia. Y su disco está a la altura: esperad reseña pronto.

E: Que sí, que sí, que el estribillo de Remedy va camino de convertirse en mantra del verano. Y su melodía es tan tremenda que dan ganas de hacer coreografías si lo vas escuchando por la calle. Infecciosamente pegadiza. Entra en la lista la que seguro será una de las propuestas de la temporada que viene. Los que pensaban (y deseaban) que las bases ochenteras iban a pasar a mejor vida con la segunda mitad del año lo llevan claro. Y más desde que Jacko nos abandonó. Si su marcha ha servido de algo ha sido para reinvindicar los sonidos de la década más denostada de los últimos años. Así que sintes y bajos tratados al poder. Los ochenta volvieron para quedarse. Prueba de ello es  Magic Wands, que no son el grupo alternativo de Daniel Radcliffe y Emma Watson, sino un dúo americano que parecen salidos de un encuentro poco probable entre The Ting Tings y Ladyhawke. Con menos desparpajo que los primeros, pero mucha más sangre en las venas que la segunda, con Black magic han encontrado la fórmula mágica del dance nostálgico y moderno. Hit. Otro hit sin duda es Nadie camina en Los Angeles, el tema más trotón de China es otra cultura. Canción cercana al pop electrónico noventero rollo Cassino (que a nosotros nos encantaba) cuenta con una de las melodías más efectivas que hemos oído en los últimos meses. Sí, somos muy fans de Linda Mirada… ¿todavía no os habíais dado cuenta? Cambiamos In for the Kill por Bulletproof, siguiente single de La Parrús. Hype persistente que lleva golpeando la lista como un martillo desde hace meses… aunque juraría que sus días por estos lares están contados (a no ser que Raül me convenza el mes que viene para meter Tigerlilly, que será que sí). Otro estreno de nuestra lista veraniega es Florence and the Machine. ¿He oído hype? Muchos medios la incluyeron en las listas de las promesas del 2009 (incluidos nosotros, of course). Kiss with a fist (temazo de grungi pop descarado) ya se había podido oír con anterioridad, un single poco representativo del disco debut de esta pelirroja con pocas manías a la hora de combinar estilismos. Y finalmente otro niño mimado del blog, Scott Matthew. Con su segundo disco de eterno título asenta las bases de un folk cristalino en la forma y delicado en el fondo que ya empieza a ser marca de la casa. Uno de los trovadores de este nuevo siglo de alma descarnada y tristeza resbadaliza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: