snob4girls. Iron & Wine – Around the well

Imagen 1R: Ahora sí. Con Around the well en las estanterías de las tiendas de discos, el volantazo que dio Sam Beam a su proyecto personal con The Shepherds Dog parece, cuando menos, irreversible. Tengamos en cuenta que este recopilatorio nos llega después de que en su último trabajo de estudio Iron & Wine pusiera un pie en las digresiones acústicas del Swordfishtrombones de Tom Waits (dicho por el mismo Beam) y otro en  el escapismo instrumental del Graceland de Paul Simon (no dicho por él, pero fácilmente inducible) para impulsarse hacia adelante, hacia terrenos inexplorados en los que ya avanzó un buen trecho en su primera toma de contacto. Con esto en mente, es inevitable pensar en este Around the well como un punto y aparte. Y es que este recopilatorio recoge (en doble CD o vinilo) todas las grabaciones de Beam que se quedaron fuera de los discos oficiales (ya sean caras B, temas publicados pero imposibles de encontrar o, directamente, composiciones que nunca vieron la luz): en el primer CD (o vinilo) se apilotonan, dulcemente destartaladas, todas las grabaciones “caseras”, mientras que al segundo CD (o vinilo) van a parar las crujientes grabaciones de estudio. Un criterio como otro cualquiera que no altera para nada lo coherencia cálida de todas y cada una de las composiciones de Iron & Wine.

Es esta coherencia la que, sin duda, eleva Around the well a una categoría mucho más elevada que la de recopilatorio “hecho por la pasta“: basta una escucha de ambos cd’s para comprender que aquí lo que se pretende es glosar una etapa, dejarla completamente definida antes de lanzarse a la aventura de nuevos territorios. El antiguo sonido “Beam” (sí, ese que conoce todo el mundo y que coge la desnudez emocional y melódica de Nick Drake para aplicarle una pátina de melancólicas raices sureñas) se filtra en todas las composiciones… Incluso en las que no son de Beam. De hecho, es precisamente en las versiones (Peng! 33, de Stereolab; Waitin’ for a Superman, de Flaming Lips; y, sobre todo, las maravillosas Such great highs, de The Postal Service, y Love Vigilantes, de New Order) donde se aprecia que Iron & Wine tiene un sonido sublimemente definido: un sonido capaz de devorar cualquier composición que se le ponga cerca. Así, escuchando la fuerza de Around the well y considerando que es una fuerza periférica que crecía como un satélite alrededor de la linea compositiva principal de Sam Beam, es inevitable excitarse al pensar en las periferias de la nueva linea musical que están explorando Iron & Wine.

Una respuesta

  1. […] snob4girls. Iron & Wine – Around the well […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: