discos4girls. Patrick Wolf – The Bachelor

Patrick Wolf - The BachelorR: El cuarto álbum de Patrick Wolf iba a llamarse Battle, pero al final la cosa se ha quedado en The Bachelor. ¿Es esto significativo de algo o simplemente es una linea informativa introductoria para esta reseña? De todo un poco. La verdad es que, escuchando la canción llamada Battle, se agradece que el disco no se titule así si eso significase que el rollo del disco hubiera tirado por allá… Pero no avancemos nada y empecemos por el principio. De hecho, The Bachelor tiene uno de los mejores arranques de los últimos meses. Tras una breve intro (Kriespiel), Hard Times es una bofetada en la cara de Maxïmo Park: es el tema que llevan buscando desde hace dos discos. Y ahora viene cuando os preguntáis: ¿qué tiene que ver Patrick Wolf con Maxïmo Park? No me lo preguntéis a mí. Pero ya veréis cómo, después de esta comparación, cada vez que escuchéis el tema os vendrán a la cabeza los de Apply some pressure. Sea como sea, hay que reconocer que el retorno a los violines no le sienta nada mal a Wolf: Hard Times es un jitazo crudo que remite a la sal de mar de los dos primeros discos de este electro-duende. Y por ahí sigue el camino del tercer tema: Oblivion. Se recuperan las texturas electrónicas sucias de su debut aplicadas a un entorno de instrumentación megalomaníaca y una voz poliédrica que va desde el aficionado al drama-queenismo hasta una vena siniestra adorable (viniendo de quien viene). Si alguien me pregunta, Oblivion es la cancionaca de este álbum, por encima de Hard Times y por encima de lo que está por venir…

Imagen 1Aunque hay que reconocer que lo que está por venir después de este arranque palidece ligeramente. Pero no demasiado, no vayáis a pensar mal. El siguiente corte, The Bachelor, sí que es significativo del sentir del disco en general (mucho más que Battle, por supuesto): un tema de digresión tabernera en el supuesto de que las tabernas estuvieran habitadas por seres mitológicos aficionados a aporrear pianos y desgarrar violines. Un alto en el camino que vuelve a recuperar el brío y salta hacia el resto del tracklist. Allí sólo hay dos peros: Damaris, una abominación a medio camino entre la épica irish de Braveheart y la ñoñería baladera de Titanic; y la propia Battle, que para qué vamos a negarlo, es hortera y burda a más no poder. Pero que conste que son los únicos dos patinazos: la épica a lo Braveheart la borda en otras composiciones como Thickets, y el cerdismo le sienta más que bien en Vultures (que sí, que al final me he hecho fan total de este temazo). Pese a la abundancia de medios tiempos que a algunos parecerán bonitos (en el mejor sentido de la palabra) y a otros, aburridos, es de recibo reconocer que hay muchos más aciertos: los coreables 8 bits de Count of Casualty, lo opacidad emocional de The sun is often out… Todo estructurado, según el propio Wolf, en dos mitades: por un lado las batallas hedonistas y placenteras (temazos bailables, ya sabes), y por otras las batallas de amor (los mencionados medios tiempos).

Así que reconozcámoslo: The Bachelor supone un paso atrás con respecto a The Magic Position. De hecho, es un paso atrás en el sentido literal del término: si su anterior álbum era una fuga hacia nuevos sonidos glam, The Bachelor regresa a sus brumosos inicios de violinista aficionado a la electricidad (y a la electrónica). Esto puede entenderse de muchas formas, pero yo, como fan, prefiero entenderlo como un “coger aire” antes de lo que está por venir. En futuras entregas, más sorpresas. Ahora, ¿por qué no disfrutar con lo de siempre?

Anuncios

4 comentarios

  1. para mí el temazo es ‘vulture’. y lo sigo viendo como un disco que se le ha atrangatado. le sobran 4 temas y le falta esa chispa ‘bold’ que tan bien marcó en otros álbumes

  2. para mí el temazo es ‘vulture’. y lo sigo viendo como un disco que se le ha atragantado. le sobran 4 temas y le falta esa chispa ‘bold’ que tan bien marcó en otros álbumes

  3. Jesús…en esa portada está clavadico al Dante de Devil May Cry….

  4. […] no, Arte. Le sigue Patrick Wolf, con otro corte de ese disco que todavía no hemos decidido si nos encanta o nos repele. De todas maneras, los inagotables Buffetlibre djs han pasado este anodino tema por su batidora de […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: