discos4girls. The Horrors – Primary Colours

imagen-13R: Sorpresa. Es la palabra que debe acudir a la cabeza de cualquiera que escuche por vez primera Primary Colours. En futuras escuchas, los adjetivos se sucederán… pero siempre matizando conceptos más que positivos. Y es que con el segundo álbum de estos chicos ya no se puede decir aquello de “The Horrors son un horror”. Así, de entrada, no recuerdo ningún otro caso con el que comparar tal salto cualitativo desde un debut a su continuación. Lo normal es que el primer álbum sorprenda y encapsule las virtudes de la banda… y el segundo, sea más bien una continuación que arriesga bien poco para no asustar a los fans. Pues bien: The Horrors se pasan a su antiguos fans por el forro de los horrors. Hay que recordar que estos chicos se hicieron famosos por sus pintas goticosas y por destrozar los locales en los que actuaban (los españoles incluidos, que aún hay quien recuerda al cantante psicótico lanzándole la bola de cristales discotequera al público en Madrid). ¿Alguien prestó atención a su música? No. La verdad. Era más de lo mismo.

Por eso no hay otra opción que el shock cuando arranca Mirror’s image, la primera canción de Primary colours, con su intro vaporosa y su melodía acercándose desde un horizonte nocturno. A partir de ahí, la banda coge el referente de Joy Division (como todo el mundo) y lo mete en una amplia habitación de sanatorio mental (como bastantes), con paredes acolchadas en negro (como pocos), hasta destilar un sonido hipnótico que no te agarra por el estómago, sino que prefiere posar su mano decrépita sobre tu nuca y provocarte escalofríos de rock estilizado en el que lo gótico, que aún existe, se ve amplificado por líneas melódicas luminosas muy en la línea de The Cure.

Ahora bien, llegados a este punto, cabe preguntarse: ¿qué parte de culpa tiene Geoff Barrow de las virtudes de Primary Colours? El integrante de Portishead no sólo ha producido el segundo álbum de The Horrors, sino que incluso puede percibirse su presencia como una inquietante mano de hierro que les marca el paso y les indica el camino a seguir. Es más: si alguien es capaz de no pensar en The Rip al escuchar el piru-biru-biru-piru-biru del primer single, Sea within a sea, que levante la mano. El resto mejor mantenemos la mano agachada y bailamos sin ritmo todas y cada una de las canciones de este  sorprendente Primary Colours. Dale una oportunidad: la merece.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: