retro4girls. Pet Shop Boys – Behaviour

b371661d58519afd0c61e25b8837a996R: Es el momento perfecto para abordar un retro4girls que hace siglos que queremos hacer. No hay mejor ocasión para hablar del grandioso Behaviour, ahora que Love, etc. ha devuelto a Pet Shop Boys a primera linea de fuego (mediático). Y es que nuestra historia (por separado y juntos) se ve estrechamente ligada a este disco. Creo que ya lo he explicado alguna vez en este blog, pero es que mi relación con Behaviour se ve empañada dulcemente por esa neblina de colores pastel propia de los recuerdos de infancia. Fue este un álbum que rallé hasta la saciedad cuando “rallar” era un verbo que utilizabas para hablar del machaque de tus casettes: me lo grabó en una cinta mi tío y le plantó un maravilloso “Pechos Boys” en la etiqueta sin ser consciente de que aquellas canciones, de las que no entendía ni una palabra, se quedarían dentro de mí para el resto de mi vida. ¿Suena marica? ¡Neh! Parafraseando a Joe Crepúsculo: suena brillante.

E: Como brillante es Behaviour de principio a fin. Un disco que dividió a fans y a crítica en un principio pero que ha ido creciendo con el paso de los años, y ha alcanzado el reconocimiento de la obra mayor, adulta y arriesgada que es. Un disco que en su día nadie entendió pero que a día de hoy suena tan actual que fascina. No esperéis una reseña objetiva en este retro, porque para music4girls recoge tantas emotividades y nos gusta tanto que nos es imposible hablar de él de una forma distante.
Resulta curioso que nuestras dos copias del disco (cinta de casette por aquél entonces) nos las regalaran dos personas próximas a nosotros. En mi caso también fue mi tio quien, una tarde de invierno y mientras hacía limpieza en un armario la vio y con cierta alegría me dijo: “toma, seguro que esto te gustará” y me dio su casette original con aquella portada minimalista y rara. No recuerdo cuál fue mi primera impresión al escucharla, sí recuerdo, sin embargo, que me acompañó durante todo el viaje de fin de curso de… ¡¡¡octavo de EGB!!! Así, mientras en el autocar que iba destino a Francia tronaba Medina Azahara (soy de cole público de barrio obrero, qué le vamos a hacer) en mi interior sonaba una y otra vez Being Boring, mi canción favorita de toda la vida, cuando no tenía ni idea de lo que representaba, ni de lo que hablaba, ni de lo que significaba ni de nada. Por supuesto con los años, la madurez (y la mejora del inglés, claro) esta canción ha ido creciendo y creciendo imparablemente haciendo que opine de ella (humildemente) que es una de las canciones más bonitas que se han escrito jamás.

r-109183-1200319645R: ¿Cómo decir que no a tal aseveración sobre Being Boring? Además, eso sí, añado que es una de las mejores aperturas de disco que te puedas echar a los oídos: empieza brumosa y te introduce de pleno en la atmósfera emocional y melódica que te va a acompañar durante el resto de canciones. En Behaviour, Pet Shop Boys parece que pisan lo mínimo el acelerador mientras miran por la ventana un paisaje invernal, lluvioso, gris, melancólico… Canciones como This must be the place I’ve waited years to leave, My october symphony o The end of the world (con un estribillo como una puñalada de azúcar: “It’s just a boy or a girl / It’s not the end of the world“) deberían aparecer en cualquier diccionario al lado de la palabra melancolía. Bueno, también al lado de “synth-pop mariquilla con resaca ochentera”. Pero esa es otra historia. Por cierto: ¿creíais que no mencionaría Jelousy? ¿Que me iba a dejar una canción que parece llevar escrito mi nombre? Con ese fraseado lírico y drama-queen, con esa megalomanía orquestal… Si Being Boring es la preferida de Estela, en mi caso la elegida es Jelousy. Y repito pero evoluciono: es el mejor cierre de disco que te puedas echar a los oídos.

E: Así que a principios de los noventa, en plena efervescencia del euro dance, del que ellos eran padrinos y reyes, Pet Shop Boys entregaron un disco regado de principio a fin por la melancolía y la nostalgia que nos dejaría tontos a una generación entera. Con doce años nos fliparon sus melodías, sus sintes, su fuerza y percibíamos lejanamente la tristeza y la ironía de sus letras. Hoy, muchos años después (como diría Abraham Simpson: ¡qué viejos somos!) todavía nos enternecemos con las letras de To face the truth, The End of the World o la tremendérrima Only the Wind, vemos la alegoría de la preciosista My October Symphony y se nos escapa una sonrisa con la mordacidad de How can you be taken seriously. Nos vanagloriamos de la participación de Johny Marr y seguimos soprendiéndonos e identificándonos con la fuerza de This must be the place I waited years to leave (que era lo que yo debía de pensar en aquel autocar). Behaviour es una joya imperecedera y generacional. Poco importa que Yes sea tan fantástico como promete, o que no hayan sacado un disco redondo en años. Siempre nos quedara este para demostrarnos que a componer canciones perfectas de pop, a Pet Shop Boys no les gana nadie.

Anuncios

3 comentarios

  1. Sólo quiero dejar constancia escrita de mi impresión: OLE y OLE por este Pedazo de Post. Si aún estando escrita no es vinculante ¿hay algún notario en la sala?, firmo donde haga falta.

  2. Jes jes jes… Tú que nos miras con muy buenos ojos, niño!! 😀

  3. […] homenaje a Pet Shop Boys, ya que es clavada a la de Behaviour. Y por aquí, todo lo que huela a este disco, directa o indirectamente, es recibido con los brazos […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: