discos4girls. Franz Ferdinand – Tonight

imagen120R: ¿Te acuerdas de los libros de Elige tu propia aventura? Pues bien, ante el nuevo disco de Franz Ferdinand se abren varios caminos. 1. Si te gustó el debut de los escoceses pero su segundo álbum te parece una medianía, sigue leyendo este artículo (porque el que escribe es de tu parecer). 2. Si te gustó el debut de los escoceses y el segundo disco te parece genial, eres un fan y seguro que cualquier tipo de reseña del disco te la trae al pairo, así que no leas nada y sigue escuchando Tonight. 3. Si no te gustaron ni el primer ni el segundo disco de Franz Ferdinand será que no te gusta el buen pop, así que busca en Google blogs sobre hard-core metal o el género que más te apetezca. 4. Si no sabes quiénes son Franz Ferdinand… ¿¡qué coño haces en music4girls!? Suponiendo que después de todas estas posibilidades siguas leyendo este post, he de admitir algo: hace tres meses, si me hubieran dado a elegir entre un plato de coles de bruselas o escuchar el tercer disco de Franz Ferdinand, me habría ido a la cocina a por aceite y vinagre (de Módena) para ir preparando las verduritas. Pero entonces llegó Ulysses y lo cambió todo: un jitazo equiparable a Take me out pero que, ¡sorpresa!, no intentaba imitar el sonido de la canción que les hizo saltar a la fama y que, sobre todo, exploraba nuevos caminos en los que la rotundidad habitual de los escoceses se veía reforzada por el descubrimiento de nuevos sonidos ¿electrónicos? ¡Nah! Más bien pertenecientes a esa casta de rockeros que exploran las estructuras de las canciones de baile. De esta forma, Ulysses presagiaba un álbum en el que Franz Ferdinand exploraran esa interesante senda. Pues bien, Tonight no explora esa senda… Pero, aun así, es un disco más que digno. En mi caso, que les perdí completamente el interés con su templado segundo álbum, me he descubierto enganchado a canciones tan clásicas como No you girls, What she came for o Bite Hard (la más Franz Ferdinand del lote), que bien podrían haber sido la continuación que muchos esperábamos a su debut. Aun así, lo cierto es que algunas composiciones sí que sorprenden por su originalidad (al menos, en la trayectoria del grupo): en Twlight omens se desliza un sinte retrofuturista delicioso, Live Alone se ve animada por una base electro-popera tremendamente pegadiza, Can’t stop feeling sorprende con un zumbido eléctrico cercano a la sal gorda coreable en carpas veraniegas y Lucid dreams… Bueno, Lucid dreams es Lucid dreams, con ese closure espectacular que bien se podría pinchar en Space Ibiza. En conclusión, se podría decir que el nuevo disco de Franz Ferdinand no es un discazo absoluto. Pero, señoras y señores, después del anterior descalabro, Tonight es capaz de hacer recuperar la esperanzas a oyentes como yo. Que no es poco.

E: Pues a mí no me gustan ni el primer ni el segundo album de Franz Ferdinand y considero que sí me gusta el buen pop. O como mínimo el pop que entretenga. Porque si una cosa tienen estos es que de aburridos lo son un rato. Aburridos y repetetivos. Pero cuando Raül, que había perdido del todo la fe en ellos como bien dice, me medio obligó de forma entusiasta a escuchar el resurgir de esta banda, me bajé de mi burro y lo hice. Más que nada porque ya había oído Ulysses y sí que parecía que estaban dispuestos a explorar nuevas vías estilísticas, porque el single es un Jit con mayúsculas. Así que le doy al play a Tonight y sí, suena Ulysses y es guay. Y suena Turn it On y pinta bien, dos minutos de canción y me viene a la mente que me he quedado sin Fairy en casa y que tendría que pasarme por el súper. Empieza la tercera canción y también empieza bien, “uy, esto sí que es diferente”, pero al escaso minuto recuerdo que tampoco tengo Dixán y que ya que me paso por el Bonpreu, aprovecharé que el suavizante está también bajo mínimos. Cuarta canción, Send Him Away. Guay! empieza súper potente, seguro que esta sí que me va a sorprender. Gorgoritos de Alex Kappranos, guitarrazos y golpes de batería… bueno, original tampoco es. Y mientras pienso esto repaso mentalmente los estantes de mi nevera. Me he quedado sin espinacas y me apetece comprar tomates cherrys. Y sin darme cuenta ya estoy en la puerta del super, han sonado como ocho canciones del nuevo y fantabuloso y originalísimo y súper diferente disco de Franz Ferdinand y sin embargo, cada vez que Alex llega a un estribillo, el que sea, sin querer me sale Take me Out… ah no, que no era esta. Pues nada. Yo a lo mío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: