versus4girls. El caramelo hard-core de La Mado.

imagen16¿Por qué le gusta (bastante) a Raül?
1:
Porque crecí con La Mado (aunque ella ha “crecido” algo peor: yo todavía no necesito hacerme ese horror que se ha hecho ella en los pómulos). Y eso significa que esta diva me ha proporcionado grandes momentos de mi historial musical: fascinación pseudo-gospel cuando era un crío con Like a prayer, boom sexual con Human Nature (uno de los mejores videos de la historia), reconocimiento del lado oscuro (gayer) con todo lo que hizo a partir del Ray of light… Y ahora, 4 minutes. Uno de los temazos del año. Sin duda.

2: Porque el disco no es la bomba. Pero tampoco lo pretende. A mí me da que cuanto más viejuna se hace La Mado, más intenta llegar a los estratos juveniles. Que, para qué lo vamos a negar, son los que parten la pana. Si le molas a mi prima chola de 15 años, fijo que el disco vende y tienes tu tajada de atención mediática. Así que nada, Madonna ha vuelto a firmar un disco en el que se olvida de cohartadas intelectuales y/o elevadas (¿lo cualo?) y se centra en entregar todo un conjunto de temazos bailables y sudorosos. Aunque algo efímeros. Suena a Timbaland, a Justin Timberlake a media potencia, a Missy Elliott de viaje por los sueños poperos (gayers)… Pero, sobre todo, suena a Madonna. No sé cómo se lo hace, pero al final parece que siempre lleva a todo el mundo (productores y colaboradores) a su propio terreno.

3: Porque no tiene el guarreo de nuestra Brinni ni la sensualida de nuestra Kylie… Pero tiene canciones que, a las tres escuchas, ya no te puedes quitar de encima. Yo apuesto por caballo ganador y proclamo que este año tendremos ración intensiva de Give it 2 me (ese 2 indica que, por si alguien lo dudaba, Madonna no es un dinosaurio y escribe sms y todo), Heartbeat (premio al título más original para una canción… pero eso no quita que sea bailable al 100 %), She’s not me (pimp, pimp, y nosepuedesermáspimp… yo quiero video de esta canción con La mado en plan chola-chunga-te-vas-a-comer-el-mechero, ya que, ¡ojo¡ ¡momento tomate!, la letra parece que va dedicada a Guy Ritchie y no le dice precisamente que le quiere lamer su caramelo) y Beat goes on (segundo single seguro: La Mado loves Kanye West, como todo el mundo)… Es que el disco lo tiene todo: palmas disco que tan bien le funcionaron en su anterior entrega, estribillos absurdos, sintes horteras de los que pinchan en las carpas del Bora-Bora… ¡e incluso un cencerro funk robado a LCD Soundsystem! Pues eso: que no será el disco que redefina la carrera de La Mado (si es que eso puede pasar a estas alturas), pero al menos tenemos baile asegurado para unos meses. Por ahora, cantado conmigo: tic-toc, tic-toc, tic-toc…

imagen23¿Por qué no le gusta (tanto) a Estela?
1:
Porque crecí con La Mado y, precisamente porque me ha proporcionado a lo largo de mi vida momentos de historia musical (Vogue, La isla bonita o Take a bow) no puedo verle ningun aspecto positivo a un disco evidentemente caduco, con obvia intención de ser consumido y devorado durante unas semanas para recaer en el olvido de los tiempos… igual que ha venido pasando con sus últimos… ¿cuatro? ¿cinco? discos… Porque, si bien Madonna tiene una capacidad de sorpresa y obsesión única cuando tienes dieciséis años (o eres gay), a medida que vas creciendo empiezas a verle el plumero y ya no mola.

2: Porque el disco es un peñazo. Es lineal. Es homogéneo. Es aburrido. Y lo que no le puedo perdonar a un disco es que a la tercera escucha me siga aburriendo como en la primera. A día de hoy soy incapaz de distinguir una canción de otra, y de hecho, mientras está el play puesto va decayendo en una linealidad que sólo se rompe cuando suena Spanish lessons, esa aventura experimental de La Mado en la que ella juega con ir recitando palabras en español con un fondo de guitarra y lo que parecen caballos galopando. Una obra maestra vamos. Cierto es que los discos de Madonna son y serán siempre lo mismo: lo que se tiene que escuchar en ése momento. Y cierto es también que siempre ha destacado no sólo por oler las tendencias, sino marcarlas. Lo hizo con el gorro vaquero en Music, lo hizo con el sampler ocurrente en el Time goes by y lo hace ahora con el look boxing hiphopero de turno, ahora que están más de moda que nunca los oros y el wrestling (ojo que con esto Madonna se acerca mucho más de lo que quisiera – o no- a la cultura cani, lo cual es motivo suficiente para enterrarla viva y que se ahogue en sus propios gorgoritos). Pero es que el rollo de Hard Candy es tan oportunista y llega tan tarde que ni siquiera la cohartada del divertimento y el aquí y ahora de sus escuchas sirve para no relegarlo a la música de gasolineras.

3: Porque no tiene el guarreo de nuestra Brinni ni la sensualidad de nuestra Kylie… y si el disco me parece una mierda pinchada en un palo y Madonna ya no me ofrece nada ni musical ni colateral está claro que hay que pasar palabra… y esperar a la siguiente entrega para ver si definitivamente debe comprarle Neverland a Jacko y dedicarse a vivir de las rentas o si sigue valiendo la pena que saque discos y siga en la escena musical, a la que poco o nada ha aportado en los últimos diez años. Y ojo, que los singles de sus anteriores discos eran temazos, incluso 4 minutes es asquerosamente pegadiza…¿pero quién se acuerda a día de hoy ni siquiera de sus títulos? Si hasta la versión de la Terremoto del Hung up tiene visos de ser más recordada que su original…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: