gigs4girls. Róisín Murphy (se cambia de vestido más veces que La Panto)

2039097664_9d0007515eE: Hay dos tipos de conciertos (bueno, seguro que hay más, pero para el caso que nos ocupa sólo hay dos), los que son un concierto y ya está y los que son puro espectáculo. Y el que vimos el viernes 14 de diciembre en el Razz fue espectáculo puro y duro. Vamos, que si pilla en época de romanos ni Coliseo, ni cristianos a los leones. La Roisin contratada de por vida y los gladiadores al paro… Venía con un disco redondo bajo el brazo (literal y figuradamente, esta broma la hacemos cien veces) y sobrevolaba el temor secreto de que las nuevas canciones contrastaran demasiado con las de su primera entrega, corriendo el riesgo de hacer un concierto demasiado heterogéneo. Nada más alejado de la realidad. Sigue leyendo